¿Estudiar es un derecho de todos? Los recortes a la Educación.

El próximo martes habrá luego la huelga total de la escuela. Entre los manifestantes, se verán los universitarios que protestan contra política de austeridad, la que provocará incremento de las tasas y reducción del presupuesto para la beca y la investigación.

Según cálculos de los sindicatos, el recorte en Universidad asciende a un 62,5%, afirman que los contratos de ciencia se han reducido un 43%; la I+D+i, un 25,52%; las becas y ayudas al estudio un 11,6% y los programas Erasmus, un 41,4%. Por ello, han subrayado, rechazan el incremento de las tasas universitarias, “la universidad de élite” y el modelo de becas.

El Ministerio de Educación estima que los universitarios asuman el 25% del coste de sus estudios, frente el 15% de media actual, que en dinero se convierte en 540 euros más por alumnos. Para Luis Cereijo, presidente del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Alcalá de Henares, estos precios resultan inasumibles. “En las ingenierías hay mucha gente que se está preinscribiendo en FP, porque no saben si podrán abonar el coste de la matrícula el año que viene”. Por ejemplo unas matrículas de medicina podrían ascender hasta 5.600 euros.

Para ganar ayudas estatales, los estudiantes para cursar un master tendrán que acreditar nota media en el Grado de 6,5 para una beca general (importe íntegro de la matrícula) y de 7 para una beca salario o movilidad.

El departamento dirigido por José Ignacio Wert plantea además recargos para los repetidores: entre un 30% y un 40% para la segunda matrícula, entre un 65 y 75% para la tercera y entre un 90 y un 100% en la cuarta. Unas penalizaciones con las que el Gobierno pretende “exigir al alumno un mayor rendimiento en el uso de los recursos”.

Muchos estudiantes lamentan que con el salir de las becas, bajarán el número de las familias que puede mandar un hijo a la universidad: todas las familias que ahora benefician de las becas, no podrán inscribir los hijos a la universidad para razones económicas. Para Fernández-Mellizo, “recortar en Educación, en universidades y en investigación y ciencia debería ser una de las últimas cosas que hiciera un país, porque afecta a la calidad de su sociedad y, en definitiva, a su futuro. No sólo en términos sociales, sino en términos puramente económicos: es la educación la que permite cambiar el modelo productivo y afrontar el futuro mejor”. El experto cree que el ahorro pasa por seleccionar más a los alumnos, en lugar de aumentar los precios. Además, aboga por establecer el pago completo de los estudios a partir tercera convocatoria, pese a que, dice, esto último implicará que “los ricos, aunque sean tontos, acaben los estudios, pero serán minoría”. “No puede entrar todo el mundo en la universidad porque el nivel baja de forma absurda”, asevera. Una afirmación que sería ratificada por el informe Eurydice, que señala que la población universitaria no se corresponde con el tejido empresarial español, lo que aboca a estos profesionales a aceptar puestos para los que están sobrecualificados, además de propiciar una bajada de los salarios.

Las figuras profesionales se necesitan en la España de hoy, y cortar las financiaciones a la Educación porque el mercado del trabajo no las absorbe, parece una paradoja. Permanece una verdad imprescindible: estudiar debería ser un derecho de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Facebook

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.236 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: