Ser disidentes en China: vida de un recluido.

Chen Guangcheng tiene 40 años y está a los arrestos domiciliarios por su activismo social, bajando de la cárcel en 2010. Ciego de la niñez, se hizo popular ofreciendo asistencia legal gratis y ayudando la gente a demandar a los funcionarios locales por sus injusticias. En 2005, provocó la ira de los dirigentes provinciales cuando denunció que habían llevado a cabo un programa de esterilizaciones y abortos forzosos, que afectó al menos a 7.000 mujeres, para conseguir la política de hijo único, a pesar de ser medidas ilegales. En 2006, fue encarcelado por “bloquear el tráfico”. Cuando salió de la prisión en 2010, fue puesto bajo arresto domiciliario sin orden legal. Durante el tiempo que estuvo preso en su propia casa, él y su familia fueron objeto de continuos abusos y palizas brutales, y quienes intentaban visitarle eran expulsados y golpeados por los guardias.

Su huida, el 22 de abril, ha vuelto a poner los focos  en la situación de los derechos humanos en China. En la huida Chen se ha refugiado en la embajada de los EEUU en Pekín, que provocó las protestas del gobierno chino y e un enfrentamiento diplomático entre Washington y Pekín. Al final el gobierno chino aceptó que Chen y su familia pueda ir en Nueva York. La China cuenta que los disidentes son manobrados por EEUU o Europa para crear  inestabilidad en el gobierno y en la sociedad china. En verdad parece que China haga todo lo posible para mantener el silencio sobre los asuntos que la afectan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Últimos Tweets

A %d blogueros les gusta esto: