Dormir ayuda a fijar los conocimientos

¿Quién dice que a dormir el celebro se apaga? Según recién investigaciones el sueño contribuye a fijar los conocimientos aprendidos durante el día y ayuda el ampliamente de las habilidades lingüísticas.

Estas declaraciones se han salido como resultado del trabajo del investigador belga Nicolas Dumay, del Centro Basque sobre Cognición, Cerebro y Lenguaje (BCBL por su sigla en inglés) de San Sebastián, en España.

El estudio se propone de comprender la actividad cerebral durante el sueño, cuestión que nunca había tenido contestación  evidente.

El científico del BCBL empezó el aprendizaje de palabras nuevas para probar su hipótesis sobre la actividad cerebral durante el sueño, señala una nota de prensa del centro vasco internacional de investigación.
Según Dumay, que desarrolló el experimento con vocabulario en inglés, “las palabras luchan entre ellas por el acceso a la memoria en nuestro cerebro”, y este experimento demuestra que “sólo después de dormir las palabras recién aprendidas logran el estatus de palabra asimilada”.

En la fase experimental, desarrollada en la Universidad de York, en el Reino Unido, el investigador del BCBL mostró 36 palabras nuevas a 32 personas. Una de esas palabras fue “numesstac”, sin sentido en inglés, pero en cuya composición figura la palabra “mess”, muy común, y que significa desastre o desorden. Cinco menudos después de la experimentación las palabras recordadas por los participantes eran el 7 por ciento, mientras que 24 horas más tarde, después haber dormido,  el porcentaje tocaba el 12 por ciento.

Lo más significativo, según el investigador, fue que las personas fueron mucho más lentas en reconocer las palabras que ya conocían, como “mess,” que estaban insertas en los términos propuestos.
Según Dumay, esta lentitud en el reconocimiento de las palabras ya conocidas se debe a que durante el sueño los participantes del experimento asimilaron los términos nuevos como “numesstac,” que dejó de ser una palabra nueva para convertirse en una palabra asimilada, lo que dificultó el reconocimiento del término “mess”.
En base a esta conclusión y otros estudios anteriores sobre el sueño y la mente, Dumay asegura que el cerebro asimila más fácilmente las palabras aprendidas durante la noche, antes de dormir, ya que durante el día el cerebro tiene muchos otros estímulos que interfieren con las palabras aprendidas por la mañana. Así que si alguien tiene que aprender algo nuevo, el estudio le aconseja hacerlo antes de irse a dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Facebook

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.236 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: